Tipos de Violencia Hacia Niñas y Niños Migrantes en Centroamérica

Fuente de la foto:
Niñas y Niños y su Derecho a la Protección Integral contra la Violencia y el Abuso

Buscar los motivos que llevan a los niños y adolescentes a migrar de sus países de nacimiento, es el objetivo principal de este texto que analiza los casos de Honduras, El Salvador y Guatemala, donde una serie de factores provocan está drástica decisión.

El texto lleva por título “Menores y Migración: un Acercamiento a los Tipos de Violencia en Centroamérica con Énfasis en los y las Menores Migrantes No Acompañados” (2015), está escrito por Macarena Machín, y en él se expone cómo los Menores Migrantes No Acompañados (MMNA) se ven enfrentados a una serie de vulneraciones ya sea en su lugar de origen o en el camino que toman para escapar en búsqueda de mejores oportunidades.

Para esta investigación se recurrió a fuentes como el FMI, BID y los datos entregados en reportes realizados por agencias de prensa como EFE, que revelan los altos índices de pobreza, desempleo y violencia que se viven a diario en algunos de los barrios de estos tres países.

Honduras fue considerado en 2012, según datos del BID, el país más violento del mundo, con una tasa de 90,4 homicidios por cada 100 mil habitantes, por encima de El Salvador con 41,2 y Guatemala con 6,2 homicidios. En estas cifras juegan un papel importante las pandillas, y el acercamiento que tienen a ellas niños y niñas, principalmente en los sectores marginales, donde la precariedad del empleo y las altas tasas de analfabetismo se hacen más presentes que en el resto de los países de Centroamérica.

Sin embargo, la migración no está relacionada a un solo tipo de violencia. Según autores como Zizek (2009) y Galtung 2003, existe un tipo de violencia presente pero invisible a nuestros ojos. Siguiendo a estos autores, se pueden definir dos categorías dentro de este tipo de violencia: la violencia sistémica (o estructural) y la violencia simbólica (o cultural).

La primera es ejercida por las ideologías políticas y relatos sociales sostenidos por los actuales regímenes económicos y políticos a escala mundial (Castelar, 2008: 360), que no permiten la satisfacción de las necesidades humanas básicas.

La segunda, es la violencia simbólica, se analiza como toda manifestación discursiva que, de una u otra forma, agrede al otro por su condición de diversidad (Íbid). Dicha violencia abarca sus formas discursivas como actos que se realizan de forma naturalizada y que reproducen un modelo cultural concreto, que tiene por objetivo perpetuar actos de violencia frente al otro.

En algunos casos la violencia resulta en parte validada por la misma legislación. Por ejemplo en el caso de Honduras el Código de Familia (1984), en el artículo 191 señala que: aún los padres están facultados para reprender y corregir adecuada y moderadamente a los hijos bajo su patria potestad (Íbid:37).

Según Machín (2015) la tolerancia de prácticas de castigo corporal tanto en el hogar como en las escuelas en contra de los niños y las niñas tiende a ser más permisiva que otros tipos de violencia (PLAN, 2008).

De esta manera, se señala que los factores que impulsan la migración no se explican únicamente por la pobreza, si no que se ven entremezclados y potenciados por la falta de oportunidades locales, los cambios en la estructura familiar que llevan a los niños a buscar identidad y pertenencia en las pandillas, así como sistemas escolares que no ofrecen protección, unido a la facilidad en el acceso y posesión de armas de fuego, alcohol y drogas, entre otros. (ACAPS, 2014: 1)

Te invitamos a revisar el texto completo en el siguiente link.

Menores y Migración: un Acercamiento a los Tipos de Violencia en Centroamérica con Énfasis en los y las Menores Migrantes No Acompañados