Niños y Niñas Víctimas de Conflictos Armados

Fuente de la foto:
Niñas y Niños y su Derecho a la Protección Integral contra la Violencia y el Abuso

Paola Reyes, autora del artículo “Los Niños y las Niñas como Víctimas en los Conflictos Armados: Participación en las Hostilidades” (2013) aborda en su trabajo las formas de violencia en las que se ven envueltos niños y niñas que participan en hostilidades bélicas y el aumento que ha tenido este flagelo a nivel mundial.

Se calcula que unos 300.000 niños y niñas participan en conflictos armados en el mundo, a quienes a veces se recluta a la fuerza o se secuestra para que se unan a los grupos armados. En algunos casos, tienen menos de diez años y participan o son testigos de actos terribles cuya gravedad ni siquiera alcanzan a comprender. Además, al ser desarraigados de sus hogares, los niños se vuelven aún más vulnerables, mientras en el caso de las niñas enfrentan otros riesgos como violencia y explotación sexual.

Desde la aprobación de la Declaración de Ginebra sobre los derechos del niño en 1924, pasando por el IV Convenio de Ginebra de 1949 relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra, hasta la Convención de los Derechos del Niño en 1989 se ha prestado atención a los derechos de niños y niñas durante conflictos armados. Con el fin de disminuir las violaciones a los derechos de niños y niñas en tiempos de guerra se han tipificado seis delitos como crímenes de guerra: el asesinato o la mutilación de niños/as; el reclutamiento y la utilización de niñas/os soldados; los ataques contra escuelas y hospitales; la denegación de acceso a la asistencia humanitaria para los niños/as; el secuestro de niños/as; y la violación de niñas/os y su sometimiento a otros actos de violencia sexual.

Para efectos de este artículo, la autora se enfoca solo en el reclutamiento y utilización de niños/as combatientes en las hostilidades aplicándose el Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIDH) y del Derecho Internacional Humanitario (DIH). Este estudio es exploratorio y descriptivo y la investigación es de tipo científico, jurídico y aplicada.

Machel (1996), señala que en algunos países los niños y niñas pueden ser reclutados de forma legal, especialmente en aquellos donde los registros civiles son deficientes o no existen, lo que es aprovechado por quienes reclutan ya que sólo mencionan las características físicas de los niños y niñas cuando deben inscribirlos formalmente ante un organismo estatal.

Machel, también señala que es un error pensar que en el caso del “alistamiento voluntario” de niños y niñas en grupos armados es realmente por voluntad propia, sino que están condicionados por elementos externos como presiones culturales, sociales, económicas o políticas, o simplemente para su propia protección.

Desde la perspectiva del DIH, en conflictos armados internacionales se fija el límite para reclutar en 15 años de edad como mínimo, instando a los Estados en caso de reclutamiento de jóvenes entre 15 y 18 años a comenzar por el de más edad, ya sea en enrolamiento obligatorio o voluntario. En el caso del Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño relativo a la participación de los niños en conflictos armados, se señala que los Estados deben aumentar la edad mínima de 15 años para el reclutamiento voluntario.

Las niñas y niños reclutados y que participan en hostilidades bélicas pueden ocupar el estatuto jurídico de combatientes en caso de ser capturados, por medio del estatuto de prisionero de guerra. Por otra parte, el DIH otorga protección general a los niños en situaciones de conflicto armado por el hecho de ser civiles que no participan en los conflictos y una protección especial por su edad y su alta vulnerabilidad.

El Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario fija como límite inferior la edad de 15 años como norma para las Fuerzas Armadas o grupos armados que reclutan jóvenes. Por último, los niños y niñas que participan en hostilidades sin ser combatientes, según el DIH, se someten a la legislación del país al cual pertenecen y en caso de captura se incluyen en la categoría de personas protegidas por el IV Convenio.

Te invitamos a leer el texto completo en el link al final de la nota.

Los Niños y las Niñas como Víctimas en los Conflictos Armados: Participación en las Hostilidades