Los Consejos Consultivos de Niños, Niñas y Adolescentes en Chile

Fuente de la foto: Consejo Nacional de la Infancia
Día Internacional de la Democracia

El Consejo Nacional de la Infancia de Chile ha publicado recientemente el informe titulado “Estudio de Casos de Consejos Consultivos de Niñas, Niños y Adolescentes en tres Comunas de la Región Metropolitana” (2017), en el que explora en los procesos de constitución, funcionamiento e incidencia de los Consejos Consultivos de Niños, Niñas y Adolescentes de las comunas de Recoleta, Peñalolén y San Bernardo, a través de las percepciones y valoraciones de los mismos niños y niñas integrantes de estos Consejos.

En el año 1990, Chile ratificó los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño, la Niña y los Adolescentes (CDN), instrumento que conforma una nueva visión sobre la infancia en que niños, niñas y adolescentes son sujetos de derechos y actores sociales que pueden opinar y participar en los temas que les incumben. La participación infantil se considera igualmente un derecho “facilitador”, es decir que su cumplimiento y ejercicio contribuye a que existan mayores posibilidades de que se cumplan todos los demás derechos de niños y niñas

En línea con lo anterior, el Servicio Nacional de Menores (SENAME) ha incorporado entre sus estrategias la conformación de Consejos Consultivos de Niños, Niñas y Adolescentes, apoyado por las Oficinas de Protección de Derechos de la Infancia (OPD). Estos consejos son un mecanismo abalado internacionalmente para integrar la opinión de niños y niñas en el diseño e implementación de políticas públicas. Pensadores como Francesco Tonucci (1997) sostienen que “los consejos son espacios donde la niñez reflexiona, discute y genera propuestas para mejorar sus condiciones de vida y, por extensión, también la del resto de los habitantes de un país o ciudad”.

A partir de la implementación de estos Consejos Consultivos, el Consejo Nacional de la Infancia se ha propuesto analizar aquellos pertenecientes a las comunas de San Bernardo, Peñalolén y Recoleta, considerando que han logrado “un funcionamiento sistemático y cierto grado de incidencia sobre políticas públicas a nivel local”, con el objetivo de extraer información que permita articular la participación infantil en el marco del nuevo Sistema Integral de Garantías de la Niñez y Adolescencia.

Al caracterizar los Consejos Consultivos correspondiente a cada comuna estudiada, es posible identificar en la comuna de Recoleta un interés de los niños y niñas por basar la participación en la horizontalidad, es decir, en el desarrollo de asambleas en las que no existen cargos como tal, siendo, además, una de sus mayores fortalezas el despliegue territorial generado a través de Encuentros Barriales que les permiten conocer las problemáticas de sus pares. En San Bernardo, por su parte, el Consejo se ha conformado con niños y niñas provenientes de los centros de alumnos y prima la  participación en base a la formación de liderazgos capaces de coordinar y convocar a otras personas. Y en relación a Peñalolén, niños y niñas del Consejo Consultivo entienden la participación desde la solidaridad y el compromiso frente a los demás, reconociendo esta instancia como un espacio en el que pueden profundizar en temáticas que les incumben y en la que también se han integrado a padres y madres a través de talleres sobre derechos de la niñez.

De esta forma, los resultados indican que en todos los casos estudiados es posible encontrar niños, niñas y adolescentes comprometidos con aportar al desarrollo y bienestar de su comunidad, practicando una ciudadanía activa. Esto ha sido posible gracias a un período previo de formación ciudadana en el que los niños y niñas aprenden herramientas de argumentación e integran nociones sobre la democracia y el funcionamiento de las instituciones públicas.

Los Consejos Consultivos son un buen ejemplo de cómo es posible conectar las problemáticas y propuestas de la ciudadanía a nivel local, con una instancia nacional que las sistematice y las traduzca en insumos para la política pública. La estructura de participación de los Consejos Consultivos, que incluye niveles comunales, regionales y uno nacional, representa un ejercicio único de participación descentralizada, donde el barrio se conecta directamente con la mirada de país.

La promoción de la participación infantil por medio de los consejos resulta asimismo un proceso simbiótico en cuanto no sólo los niños y niñas se reconocen a sí mismos como ciudadanos activos en la mejora de su calidad de vida; al mismo tiempo, la percepción de las problemáticas que enfrentan niños y niñas y el compromiso de los adultos por solucionarlas favorece la construcción de una cultura democrática al interior de una comunidad local.

Pese a lo anterior, en todos los casos de consejos consultivos estudiados si bien se aprecia una voluntad efectiva de los niños, niñas y adolescentes de ser parte de las decisiones nacionales, regionales y locales, ello se ve truncado en parte debido a una institucionalidad que aún no logra incorporar de manera formal su opinión en las esferas de decisión. La participación infantil finalmente depende de la voluntad de la autoridad de turno, aunque aun cuando se cuente con esa voluntad (presente en los tres casos estudiados), los resultados o la incidencia efectiva sigue siendo mínima.

¡Revisa este informe completo en el link al final de la página!

Estudio de Casos de Consejos Consultivos de Niñas, Niños y Adolescentes en tres Comunas de la Región Metropolitana