Línea Base de la Situación de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Chile

Fuente de la foto:
Estado de la Situación de los Derechos de los Niños y Niñas en Chile

El Consejo Nacional de la Infancia ha publicado recientemente el estudio titulado “Establecimiento de Línea de Base de la Situación de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Chile” (2016), en el que se recopila información para visualizar la situación de la infancia en Chile y, a la vez, contribuya a conformar un sistema de indicadores que permita realizar un seguimiento permanente al estado de cumplimiento de sus derechos.

En el año 1990, con la Ratificación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CDN), Chile se comprometió a dejar atrás el llamado “enfoque de necesidades” que entendía a los niños y niñas sólo como “objetos de protección y asistencia” y a reconocerlos como sujetos de derecho, lo que implicaba el compromiso de adecuar la legislación a fin de garantizar que todos los niños y niñas puedan hacer efectivos sus derechos.

Sin embargo, el Comité de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño ha expresado su preocupación “por la falta de indicadores para supervisar y evaluar el respeto de los derechos del niño” en el país. Es así que el informe elaborado por el Consejo Nacional de la Infancia busca que Chile cuente con un sistema de indicadores que permita “monitorear el real alcance del ejercicio de los derechos de niños, niñas y adolescentes, presentando un panorama general del mismo”.

Para este propósito se ha planteado el uso de tres tipos de indicadores: indicadores estructurales, es decir, la aprobación de instrumentos internacionales y mecanismos legales e institucionales que permitan la realización de los derechos; indicadores de proceso que tienen como fin medir el alcance, cobertura y contenido de los planes y programas de intervención que los Estados pongan al alcance de la niñez; y, finalmente, indicadores de resultado que puedan reflejar las condiciones de vida de los niños y niñas y el grado de cumplimiento de sus derechos.

El estudio da cuenta de varios hechos positivos para el estado de la infancia, como el descenso sostenido de niños y niñas internados en un sistema de cuidado alternativo como centros residenciales; la cobertura superior a un 90% de las vacunas para la primera infancia; y que en el año 2010 un 73,7% de los niños, niñas y adolescentes de entre 10 y 17 años declarará en un estudio realizado por UNICEF sentirse escuchado por sus familias y poder declarar abiertamente ideas diferentes.

Sin embargo, el análisis también advierte sobre la necesidad de enfrentar situaciones como que, aun cuando Chile mantiene la menor tasa de mortalidad infantil en Sudamérica, se encuentra entre los últimos lugares de ranking OCDE, presentando año a año una diferencia porcentual más elevada; la necesidad de seguir avanzando en medidas de protección que no impliquen la separación del niño o niña con su núcleo familiar; y el bajo porcentaje de niños y niñas pertenecientes a pueblos indígenas que habla y entiende su lengua nativa (únicamente un 4,9% en el año 2013).

También se constatan temáticas de carácter urgente, como la necesidad de disminuir los niveles de violencia que afectan a los niños y niñas chilenos, pues de acuerdo al Estudio sobre Maltrato Infantil del año 2012 realizado por UNICEF, el 25,9% de los niños y niñas reporta haber sido víctimas violencia física grave, un 25,6% de violencia física leve y un 20% de violencia psicológica; el hecho de que aún 1 de cada 5 niños, niñas y adolescentes viva en familias cuyos ingresos no alcanzan a satisfacer sus necesidades básicas; y la desigualdad en las condiciones de vida de acuerdo al nivel de ingreso de las familia de los niños y niñas.

A este último punto el informe dedica un capítulo completo, detallando la forma en que la desigualdad afectada los derechos de la niñez, como el poder disfrutar de un nivel de vida adecuado, el derecho a la educación, a la salud, a la libertad de opinión e información, a la participación, al juego e incluso a la vida y el desarrollo. Es por esto que se recomienda al Estado trabajar en programas destinados a los grupos con mayor desventaja en el ejercicio de sus derechos e instalar mecanismos que incrementen los recursos económicos de las familias de menores ingresos.

¡Te invitamos a leer este informe completo en el link que se encuentra al final de la página!

Establecimiento de Línea de Base de la Situación de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Chile