Lenguas Nativas y Primera Infancia

Fuente de la foto: UNICEF/UNI2125/Bell
Día Mundial de la Lengua Materna

El Ministerio de Cultura de Colombia en conjunto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y Fundalectura, fundación que busca generar espacios y políticas para la lectura, han publicado recientemente el texto “Lenguas Nativas y Primera Infancia” (2017) perteneciente a la colección “Derechos y Orientaciones Culturales para la Primera Infancia”. Este texto busca ser un acercamiento a las lenguas nativas de Colombia, apoyar su revitalización y “promover que los niños y niñas en primera infancia de los diferentes territorios puedan gozar y aprender de su riqueza hablada, contada y nombrada en lenguas propias”.

El texto se divide en 3 partes, la primera centrada en el contexto histórico y social en el que se han desarrollado y sobrevivido las lenguas nativas; la segunda recoge conceptos y recomendaciones para el aprendizaje de la primera infancia en pueblos indígenas; y la tercera aborda recomendaciones para quienes ejercen la crianza u orientación integral de niños y niñas fuera de su hogar.

El lenguaje es una herramienta intrínsecamente social y universal. Modela la identidad de cada grupo social, por lo que fortalecer una lengua significa fortalecer también los conocimientos y legados de una cultura. No obstante, así como otras lenguas ancestrales en América Latina, las lenguas de los pueblos originarios en Colombia se han visto amenazadas por situaciones que aún hoy en día tienen repercusiones, entre ellas la colonización interna, la introducción del concepto de escuela oficial que homogeneizó los conocimientos, así como también el desplazamiento de las comunidades desde sus territorios ancestrales hacia centros urbanos y otras áreas.

A pesar de ello, existen factores posibles de desarrollar y que serían capaces de fortalecer las lenguas ancestrales, como la conciencia sobre el valor de la lengua nativa para la supervivencia de los pueblos, una definición de política lingüística, una educación propia y pertinente para las diferentes comunidades lingüísticas, el desarrollo de estudios de la lengua al alcance de la comunidad, hacer presente las lenguas nativas en los medios de comunicación y crear un reservorio documental sobre las lenguas, entre otros.

Uno de los aspectos importantes se relaciona con fortalecer las lenguas a través de su enseñanza y transmisión a niños y niñas, quienes están comenzando el desarrollo de las habilidades lingüísticas que les permitirán autorreconocerse y ser conscientes de su identidad y entorno, y que, además se encuentran en la edad ideal para absorber este tipo de conocimiento de forma natural.

Así, el texto recoge una serie de recomendaciones y propuestas para la revitalización de las lenguas nativas en la primera infancia, dirigiéndose la primera de ellas hacia las propias comunidades de hablantes de lenguas nativas y a sus organizaciones políticas: desarrollar una planificación lingüística a largo plazo en la que sea una tarea permanente garantizar la adquisición de la lengua propia por parte de quienes viven su primera infancia, asegurando su transmisión en los hogares mismos.

Asimismo, se recomienda sensibilizar a personas, organizaciones e instituciones que tienen que ver con la crianza y el cuidado de los niños y niñas, promoviendo la participación de la comunidad y dejando que, en la medida de lo posible, el cuidado de los niños y niñas sea asumido por un hablante de la lengua, apoyándolos desde la política pública en la utilización de saberes, métodos tradicionales de crianza, juegos y música como material de apoyo.

Te invitamos a revisar las recomendaciones completas de este texto en el link al final de la nota.

Lenguas Nativas y Primera Infancia