La Salud Mental en la Infancia Temprana

Fuente de la foto:

El sitio web de la Universidad de Harvard dedicado al desarrollo de la infancia, publicó la nota “La Salud Mental en la Infancia Temprana”, en el que sostiene que la salud mental se construye en los primeros años de vida de los niños y niñas.

Harvard sostiene que durante la infancia temprana, las relaciones que los niños y niñas establezcan con sus padres, cuidadores, familiares, maestros y compañeros moldearán su desarrollo cerebral y que las perturbaciones que allí puedan producirse pueden tener efectos para el resto de la vida,indicando que “para la sociedad, muchos problemas costosos, que van desde el fracaso en completar la educación secundaria hasta el encarcelamiento o la cifra de los que no tienen hogar, podrían reducirse radicalmente si se buscara mejorar temprano en la vida los entornos de las relaciones y las experiencias de los niños”.

Ya que comprender la forma en que el bienestar emocional se fortalece o desestabiliza en la infancia temprana es un tema que debe preocupar a los líderes mundiales y a los encargados de las políticas públicas, este artículo enumera 5 hechos sobre la salud mental que ocurren en la infancia temprana. El primero es que efectivamente existen problemas de salud mental como la ansiedad, los desórdenes de conducta y la depresión, entre otros, que pueden aparecer en los niños y niñas más pequeños y generar grandes consecuencias en el aprendizaje temprano, la competencia social y la salud física. En segundo lugar es necesario considerar que los trastornos de salud mental tienen dos aristas: la predisposición genética del niño o niña a padecerlos y la exposición a un entorno adverso que lo desencadene. En tercer lugar, las situaciones que provoquen respuestas biológicas fuertes por parte del niño o niña a la adversidad y den paso a un estrés tóxico aumentan la probabilidad de que se desarrolle un problema de salud mental que genere efectos negativos tanto en la infancia como en la adultez. En cuarto lugar, es necesario tener en cuenta que los niños y niñas no son capaces de recuperarse con facilidad de traumas psicológicos, por lo que lo más propicio es destinar esfuerzos en la prevención oportuna en circunstancias que exponen a los niños y niñas a riesgos psicológicos severos. Y en quinto lugar, es necesario e indispensable tratar los problemas de salud mental de los niños y niñas, enfocándose en los problemas y en el estrés que se vive al interior de las familias que les impiden dar todo el apoyo necesario a sus hijos e hijas.

Te invitamos a conocer en profundidad esta importantísima materia en el link que adjuntamos en la nota.

La Salud Mental en la Infancia Temprana