La Importancia de la Nutrición en los y las Lactantes

Fuente de la foto:
Semana Mundial de la Lactancia Materna

UNICEF ha publicado el informe “A Partir de la Primera Hora de Vida: Promover una Mejor Alimentación del Lactante y el Niño Pequeño en todo el Mundo” (2016) en el que entregan información global de las prácticas de alimentación para bebés y niños y niñas pequeños y en el que también analizan en qué medida dichas prácticas son coherentes con las directrices de alimentación recomendadas.

La primera infancia es una etapa fundamental para el desarrollo de los niños y niñas, por lo que durante esta etapa la lactancia materna y una dieta alimenticia apropiada tienen un rol importantísimo en el crecimiento adecuado de niños y niñas, tanto así que UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) instauraron la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que celebra los primeros días del mes de agosto y que busca promover la leche materna como “el mejor alimento para el niño y que no tiene sustituto”.

La lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida es, literalmente, de vital importancia para los niños y niñas pues se ha estudiado que aquellos bebés que reciben alimentos adicionales durante este período tienen hasta 2,8 más probabilidades de morir que sus pares, mientras que en aquellos que definitivamente no son amantados el riesgo de muerte es 14 veces más alto. Pero, además, la leche materna tiene un sinfín de beneficios: se le considera casi  una medicina para los niños y niñas, pues fortalece sus sistema inmune; las estadísticas indican que el amamantamiento durante un período prolongado se relaciona con puntuaciones más altas en prueba de inteligencias, mejor desempeño académico y, en consecuencia, con mayores ingresos a largo plazo; y la evidencia actual también relaciona la lactancia materna con la reducción de la incidencia del sobrepeso y enfermedades crónicas. Luego de los primeros 6 meses, es necesario ofrecer a niños y niñas una dieta complementaria que cumpla con los estándares establecidos sobre frecuencia y variedad.

Sin embargo, la situación actual se encuentra muy lejos de lo ideal y las cifras indican que el seguimiento de las prácticas recomendadas de alimentación en la primera infancia son limitadas. Una de las principales razones tras esto es que las mujeres y familias no cuentan con apoyo suficiente. Para UNICEF, la buena nutrición en los primeros años de vida es una responsabilidad colectiva que involucra tanto al sector público (salud, agricultura, saneamiento, protección social y educación) como al sector privado (los lugares de trabajo, las familias y las comunidades), de tal forma que todos los sectores de la sociedad contribuyan a “garantizar la disponibilidad de alimentos nutritivos, asequibles, seguros e higiénicamente preparados”.

En materia de lactancia sólo un 45% de los niños y niñas en el mundo son amantados a partir de su primera hora de vida, mientras que únicamente un 43% es alimentado exclusivamente de leche materna durante los primeros 6 meses de vida. Más aún, en todo el mundo la lactancia materna continua desciende de un 74% a un 46% entre los 12 y 23 meses de edad. A esto se suman los lentos progresos en materia de lactancia materna en el mundo, siendo Asia Meridional la única región en que se han registrado avances notables en la última década; la falta de legislación que desincentive la promoción de los sucedáneos de la leche en América Latina y el Caribe, Asia Oriental y Europa central; y la alta tasa de asistencia no cualificada al inicio del amamantamiento temprano.

Para apoyar la lactancia materna y la alimentación complementaria, UNICEF recomienda a los Estados cumplir a cabalidad con el Código Internacional de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna, de forma tal que no se promueva el uso inadecuado y excesivo de ellos; adoptar políticas en materia de licencias familiares y de lactancia materna en el lugar de trabajo; promover la lactancia en los centros de maternidad; facilitar el acceso a capacitación cualificada sobre lactancia; hacer seguimiento a los avances en políticas, programas y financiación para cumplir con las metas nacionales y mundiales sobre lactancia materna; y promulgar leyes y políticas en sintonía con las orientaciones sobre la eliminación de la promoción inadecuada de alimentos para lactantes y niños pequeños, entre otras acciones que signifiquen una mayor inversión en la nutrición de los lactantes y niños pequeños.

¡Te invitamos a revisar este informe en el link al final de la nota!

A Partir de la Primera Hora de Vida: Promover una Mejor Alimentación del Lactante y el Niño Pequeño en todo el Mundo