Enseñanza y Aprendizaje en Tierra Mapuche

Fuente de la foto:
Día de los Pueblos Indígenas

Los investigadores de Universidad de la Frontera, Rolando Díaz, Sonia Osses y Sergio Muñoz han publicado recientemente el artículo académico “Factores e Interacciones del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje en Contextos Rurales de la Araucanía, Chile”, en el que se discuten aquellos factores que inciden en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los niños y niñas de la Araucanía provenientes de contextos rurales y socialmente vulnerables.

La niñez de zonas rurales, en especial aquella de matriz cultural indígena, se encuentra en una situación de desventaja en comparación a sus pares urbanos no indígenas, enfrentándose a una difícil situación económica que puede condicionar su desarrollo educativo. En este contexto, los esfuerzos gubernamentales empleados en la educación se han centrado en los resultados de pruebas estandarizadas como el SIMCE y no han logrado que la escuela rural se configure como un factor que facilite la superación de la pobreza, mejore las condiciones de vida y promueva tanto el desarrollo rural sostenible como la conservación de la cultura local.

De esta forma, los autores entrevistaron a profesores, directores y jefes de unidades técnico-pedagógicas rurales que ejercen en la Araucanía y cuya experiencia en el área fluctúa entre los 6 a 40 años, con el objetivo de profundizar en sus formas de pensar y sentir, sus valores, motivaciones, deseos y creencias. Como resultado de esta experiencia pudieron extraerse 3 tipos de condicionantes que impactan en el proceso educativo en la zona: condicionantes curriculares, condicionantes de la enseñanza y condicionantes del aprendizaje.

Las condicionantes curriculares se dividen en dos subcategorías, las políticas educativas y el currículum. En el ámbito de las políticas educativas, referida a todos aquellos programas que tienen por objetivo mejorar las condiciones de vida y atender las necesidades específicas de población indígena y rural, destacan las falencias presentadas en la implementación de distintos programas, los que no suelen considerar la falta de estrategias de auto-aprendizaje por parte de los estudiantes o de auto-capacitación por parte de los profesores y terminan “limitando la aplicación de las guías a los logros descontextualizados de los objetivos curriculares”. Se incluye aquí también la incorrecta implementación de la Enseñanza Intercultural Bilingüe (EIB), política educativa que tiene por objetivo generar una mayor pertinencia cultural, pero que debido a la falta de integración de la comunidad dificulta que los apoderados aprecien este tipo de aprendizaje.

Por su parte, las condicionantes de la enseñanza se dividen en prácticas educativas y el rol del profesor. Estas condicionantes involucran directamente a los profesores, no solo como figuras docentes, sino que también como personas, considerando el compromiso que presentan con sus estudiantes, las expectativas que les transmiten y los lazos afectivos que forman con ellos, todos factores fundamentales que potencian el proceso de aprendizaje. Asimismo, contempla las distintas dificultades que los docentes deben enfrentar, entre ellas los extensos horarios laborales que dificultan la planificación de clases, las aulas multigrados, la lejanía de los alumnos de la escuela y los problemas psicológicos o de salud que pueden presentar.

Finalmente, se encuentran las condicionantes del aprendizaje, como las características de los niños y la influencia del ambiente. Dos problemáticas especialmente importantes se producen aquí. La primera se relaciona con limitaciones como la falta de acceso a educación pre-escolar que viven las zonas rurales, lo cual impide tratar determinadas problemáticas a tiempo, y la desconexión entre la realidad que vivencian los estudiantes con los contenidos obligatorios del currículum, las que en conjunto pueden repercutir negativamente en el desarrollo cognitivo de los niños y niñas y hacen necesaria la aplicación de nuevas estrategias que permitan un aprendizaje significativo. La segunda tiene directa relación con la condición de vulnerabilidad y socioeconómica de los niños y niñas y sus familias, las que provocan carencias afectivas y nutricionales.

Pese a lo anterior, las condiciones ambientales también representan para los docentes la mayor cantidad de oportunidades educativas, pues permiten salidas a terreno y encuentros intergeneracionales que facilitan el aprendizaje, en lo que juega un papel importante la Educación Intercultural Bilingüe que, al facilitar la contextualización de los contenidos, la resignificación de la lengua y la revalorización de los elementos culturales, permite transformar el proceso de enseñanza-aprendizaje en un complejo y dinámico sistema interrelacionado que acorta la distancia entre los tiempos que el niño o niña gasta en aprender y el que necesita para aprender o, dicho de otro modo, la distancia entre la capacidad de aprender y la calidad de la enseñanza.

¡Te invitamos a leer este artículo en el link al final de la nota!

Factores e Interacciones del Proceso de Enseñanza-Aprendizaje en Contextos Rurales de la Araucanía, Chile