La Educación Escolar y el Desarrollo de Bienestar Subjetivo en Chile

Fuente de la foto:

UNICEF ha publicado un análisis desde el concepto de bienestar subjetivo en Chile, en el que se determina que el ámbito educativo tiene la relevancia de promover el desarrollo humano y otras capacidades asociadas, además de ser un derecho de los niños, niñas y adolescentes que debe ser promovido por los Estados.

El bienestar subjetivo es aquel que efectivamente puede concertar una propuesta de desarrollo que incorpore la subjetividad de las personas, es decir, de un sujeto en sociedad. El mismo informe señala que las sociedades, guiadas por sus estrategias de desarrollo y políticas sociales, deben promover la generación de capacidades, para que puedan realizar y perseguir los fines que se han propuesto.

El estudio de UNICEF enumera las siguientes once capacidades para el bienestar subjetivo:

– Gozar de una buena salud

– Tener cubiertas las necesidades físicas y materiales básicas

– Conocerse a sí mismo y tener vida interior

– Sentirse seguro y libre de amenazas

– Participar e influir en la sociedad

– Experimentar placer y emociones

– Tener vínculos significativos con los demás

– Ser reconocido y respetado en dignidad y derechos

– Conocer y comprender el mundo en que se vive

– Disfrutar y sentirse parte de la naturaleza

– Tener y desarrollar un proyecto de vida propio

Respecto a la educación, en Chile esta ha cambiado desde la cantidad hacia la calidad, y actualmente la enseñanza media está transitando desde una preparación para la educación superior hacia un requisito básico y necesario para una adecuada integración social.

La Convención de los Derechos del Niño en el artículo 29, plantea una visión de desarrollo integral de los niños y niñas en la educación, en que se desarrollen sus talentos y capacidades físicas y mentales, el respeto por los derechos humanos, el respeto por sus padres y su identidad cultural y de las civilizaciones distintas a la suya, lo que se encuentra en concordancia con la Ley General de Educación en Chile.

De esta forma la investigación de UNICEF realizó un estudio de casos en que se llevaron a cabo análisis del currículo escolar, entrevistas a expertos en educación y política educativa, y una encuesta a estudiantes.

Entre sus principales conclusiones, el documento señala que se tienen cuatro tensiones críticas, la primera se trata de un desbalance entre el desarrollo de las capacidades relevadas como propiamente escolares, donde la capacidad vinculada al proyecto de vida no se encuentra desarrollada. Una segunda tensión tiene que ver con la pertinencia, donde si bien la capacidad “Conocer y comprender el mundo en que se vive” es la reconocida como más escolar, para los estudiantes su desarrollo se produce más en la familia que en la escuela. Una tercera tensión es que la capacidad “Participar e influir en la sociedad”, una de las más propiamente escolares y con más presencia en el currículo, es la segunda peor evaluada por los estudiantes. Y una cuarta tensión, tienen que ver con la debilidad en la formación para la autonomía, en donde la capacidad “Tener y desarrollar un proyecto de vida propio”, considerada importante por los expertos y una de las más demandada por los estudiantes y prioritaria en el desarrollo subjetivo, es la capacidad menos considerada en el currículo chileno. Así la experiencia escolar parece unidireccionalmente orientada al dominio de un aprendizaje cognitivo, dejando otras dimensiones del sujeto en un lugar secundario.

Conoce más en el siguiente link.

El Papel de la Educación en la Formación del Bienestar Subjetivo para el Desarrollo Humano