El Impacto Psicológico de la Guerra en Niños y Niñas de Siria

Fuente de la foto:
Los Conflictos Armados en el Mundo y los Derechos de Niños y Niñas

Entre los meses de enero y febrero Save The Children recogió el testimonio y opinión de más de 400 niños, niñas y familias que han vivido el impacto de la guerra en Siria. Aquellos testimonios fueron recogidos en el informe “Heridas invisibles: El impacto de seis años de guerra sobre la salud mental de los niños y las niñas sirios” (2017).

Los niños y niñas son una de las principales víctimas de los conflictos armados, debiendo enfrentarse no solo a la muerte y la violencia, sino que también al abuso físico y verbal, a la pobreza y al hambre. De acuerdo a Alexandra Chen, especialista en protección y salud mental infantil de la Universidad de Harvard, en el último siglo las bajas de civiles pasaron de un 5% a un 90%, de las cuales aproximadamente la mitad corresponden a niños y niñas. Ello, sin contar los efectos devastadores en la salud mental de los menores que día a día conviven con la guerra, lo que se expresa en el aumento del estrés tóxico, que puede afectar el desarrollo del cerebro y otros órganos y aumenta el riesgo de patologías ligadas al estrés y la depresión, los casos de Trastorno Depresivo Mayor (TDM), Ansiedad por Separación (TAS), Ansiedad Excesiva (TAE) y Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), los comportamientos regresivos y las conductas agresivas.

Diversos estudios sobre salud mental en niños y niñas refugiados sirios han presentado una prevalencia  de estrés postraumático hasta 10 veces mayor que la media de los niños y niñas de resto del mundo. A pesar de esto, no muchas investigaciones se han centrado en los más de 3 millones de niños y niñas que permanecen en el país, para quienes la guerra continua siendo una realidad cotidiana. Por esto, Save The Children ha realizado un estudio sobre salud mental y bienestar sobre la niñez siria durante la guerra, aplicadando cuestionarios individuales, creado grupos de discusión y realizado entrevistas en profundidad a un total de 458 niños, niñas, trabajadores psicosociales, trabajadores humanitarios, docentes, madres y padres y psicólogos.

Como resultado de estas encuestas y entrevistas se obtuvo que, en primer lugar, el 84% de los adultos y casi todos los niños y niñas participantes consideran que el bombardeo continuo y el fuego de artillería son la principal causa de el estrés psicológico en la vida de los menores. Es más, tan solo los ruidos asociados a las bombas y a las balas son capaces de desencadenar niveles extremos de miedo entre niños y niñas. Junto con esto, 89% de los adultos manifestaron que el comportamiento de los niños, niñas y adolescentes se vuelve cada vez más temeroso y nervioso en la medida en que el conflicto se extiende en el tiempo, a la vez que un 80% también considera que muchos de ellos se han vuelto más agresivos.

Un 71% de los adultos ha indicado que cada vez hay más casos de enuresis (incontinencia urinaria), micción involuntaria, estrés tóxico y de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). El 49% de los niños y niñas en tanto afirma que siempre o casi siempre tienen sentimientos de tristeza, mientras que el 78% se siente así una vez al día. Uno de cada 4 considera que nunca o casi nunca tienen con quién hablar cuando están asustados, tristes o enfadados. a lo anterior se suma que el conflicto ha reducido drásticamente el personal médico y de atención psicológica, que además carece de formación para tratar trastornos mentales relacionados con contextos de violencia como lo son el abuso sexual, suicidio, autolesiones y amputaciones.

La educación es otra área fuertemente impactada por la guerra, de hecho, el 60% de los adultos considera que la perdida de clases es uno de los mayores impactos en la vida cotidiana de los niños y niñas, lo que además tendrá consecuencias críticas en la sociedad de posguerra siria. La situación es tal que 1 de cada 3 colegios en Siria está fuera de uso e incluso las escuelas dirigidas por los socios de Save The Children generalmente deben cerrar durante días porque es demasiado peligroso reunir a los alumnos en un solo lugar. En un país que contaba con casi un 100% de escolarización y un 95% de alfabetización hoy la realidad es diametralmente opuesta, presentando una de las tasas de matrículas más bajas en el mundo, lo que impide no solo el aprendizaje, sino que también aprehensión de habilidades sociales.

Finalmente, las entrevistas también dejaron entrever el fuerte impacto de la pobreza en la vida de los niños y niñas, la que ha provocado el aumento del número de niños reclutados por los grupos armados, que niñas de tan solo 12 años se vean obligadas a contraer matrimonio y una alta tasa de trabajo infantil. El 59% de los adultos dijo conocer niños que portan armas, mientras que, de acuerdo a Naciones Unidas, la mitad de los niños reclutados tiene menos de 15 años e incluso se han reclutado niños de tan solo 7 años. Estos niños son los más vulnerables y quienes tienen un mayor riesgo de sufrir consecuencias psicológicas más duras.

Pese a estos resultados, la Dra. Marcia Brophy, Asesora Técnica Senior de Save the Children en materia de Salud Mental y Apoyo Psicosocial para Oriente Medio y Eurasia, asegura que “muchos niños y niñas aún sueñan con un futuro mejor, con llegar a ser médicos y profesores y poder construir una Siria próspera y en paz”. Por esto es urgente el compromiso de la comunidad internacional para brindar apoyo a los niños y niñas de Siria, instaurando programas psicosociales en contextos humanitarios para su ayuda, a la vez que se insta al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a exigir a las partes en conflictos que acuerden mecanismos que permitan la protección y seguridad de los niños y niñas en Siria, incluyendo el cese de los ataques a escuelas y hospitales y la reclusión de niños.

Te invitamos a conocer este informe completo en el link al final de la nota.

Heridas Invisibles: El Impacto de Seis Años de Guerra sobre la Salud Mental de los Niños y las Niñas Sirios