El Impacto de los Programas de Alfabetización Temprana

Fuente de la foto: Consejo Nacional de la Infancia
Día Internacional de la Alfabetización

Las investigadoras argentinas Celia Renata Rosemberg y Alejandra Stein han publicado el estudio titulado “Análisis longitudinal del impacto de un programa de alfabetización temprana” (2016), el que respalda la importancia de desarrollar e implementar iniciativas de alfabetización desde el jardín infantil y el impacto que éstas pueden tener en el desarrollo de los niños y niñas, en particular en aquellos niños que crecen en hogares pobres o en entornos culturales en los que la lectura y la escritura no constituyen prácticas frecuentes.

El vocabulario, así como la elaboración de frases complejas y la habilidad para integrar las frases en un discurso extendido comienzan a desarrollarse tempranamente en las interacciones que los niños mantienen con adultos en el entorno familiar y en el jardín infantil, El desarrollo lingüístico en estas primeras experiencias resulta de gran relevancia, ya que sienta las bases que impulsarán el desarrollo lingüístico y cognitivo posterior.

Los programas de alfabetización temprana buscan facilitar el proceso de alfabetización desde el jardín infantil, para mejorar los logros en el nivel primario y sentar las bases para el dominio de la alfabetización como una herramienta para toda la vida. Existen distintos tipos de intervención, algunas enfocadas específicamente en actividades para ser desarrolladas en el jardín infantil, otros que involucran a los padres en el proceso, e incluso aquellas que combinan ambas estrategias.

Las autoras se han propuesto analizar el impacto longitudinal de uno de estos programas, es decir, las consecuencias en el desempeño que produce el programa en un grupo de niños y niñas a lo largo de un período de tiempo. Para ello, analizan el programa argentino “Oscarcito”, implementado en jardines de infantiles de la Provincias de Buenos Aires y Entre Ríos, contando con la participación de 198 niños y niñas en salas de 5 años, con un grupo control de 43 niños y niñas, ambos grupos provenientes de instituciones educativas municipales y con similares características en cuanto al nivel educativo de las madres.

De esta forma, tras participar del programa los niños y niñas, tanto del grupo experimental como del de control, fueron evaluados mediante una serie de test que incluyeron pruebas estandarizadas de vocabulario pasivo (en que se debe indicar la imagen que corresponde a una palabra dada), pruebas de producción de categorías conceptuales (en que los niños y niñas deben mencionar ítems conceptuales básicos que correspondan a categorías como animales, comida u otro), una prueba de escritura y una prueba de lectura.

Al analizar los resultados de los niños y niñas tanto del grupo experimental como del grupo de control al finalizar el jardín infantil, se tiene que quienes fueron parte del programa “Oscarcito” presentaron mejores resultados en todas las variables analizadas, manteniéndose dicha diferencia al finalizar el primer grado, momento en que al repetir las pruebas, los niños y niñas del grupo experimental obtuvieron 65,18 puntos en vocabulario receptivo versus 56,84 puntos obtenidos por el grupo control, 10,4 puntos en lo que se refiere a lectura versus 7,8 del grupo control y 3,66 puntos en escritura versus 2,9 puntos del grupo control.

Esto muestra que el impacto de la intervención en el jardín infantil es capaz de perdurar hasta el fin del primer grado y que los niños y niñas del grupo experimental pueden escribir correctamente casi todas las palabras dictadas, leen significativamente mejor que los niños y niñas del grupo control y que, además, tienen un vocabulario significativamente más amplio que ellos. Junto con esto, al realizar un análisis de regresión múltiple, las autoras fueron capaces de determinar que el desempeño en escritura, producción de categorías conceptuales y en vocabulario receptivo al terminar el jardín infantil son variables que predicen los resultados durante el primer grado.

De esta forma la investigación demuestra que una intervención de alfabetización durante la infancia temprana en la etapa del jardín infantil puede impactar positivamente los resultados de los niños y niñas a largo plazo. En ese sentido, las autoras sostienen que “los hallazgos del presente trabajo destacan la relevancia de una intervención planificada y sistemática temprana que amplíe las oportunidades que poseen los niños para aprender generando entornos de interacción ricos para el desarrollo del lenguaje oral y la adquisición de conocimientos referidos al sistema de escritura”.

¡Revisa esta investigación en el link al final de la nota!

Análisis Longitudinal del Impacto de un Programa de Alfabetización Temprana