Erradicar la Mutilación Genital Femenina desde un Enfoque Intercultural y de Género

Fuente de la foto: UNICEF
Día Internacional de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina

Acción en Red Madrid, ONG que trabaja en diversos campos sociales como la ecología, exclusión, feminismo, interculturalidad, entre otros, en conjunto con “Save a Girl, Save a Generation”, ONG fundada por Asha Ismail Hussein, mujer keniana que sufrió en su propio cuerpo la tradición de la mutilación genital femenina, han publicado el manual “Prevención y erradicación de la mutilación genital femenina: Manual para intervención con un enfoque intercultural y de género” (2017). Este documento nace como una ampliación del “Programa de formación y sensibilización para la prevención y erradicación de la mutilación genital femenina”, realizado por la misma ONG entre los años 2014 y 2015, y tiene como fin servir como complemento a futuros talleres previos a finalmente llevar a cabo un acción social directa en la población residente en España procedente de países en los que aún se practica dicha tradición.

España se ha convertido en los últimos años en el destino de una gran cantidad de personas provenientes de África, Oriente Próximo y Asia, lo que se ha hecho necesario sensibilizar y prevenir acerca de prácticas tradicionales pero contrarias al bienestar de las mujeres, entre las que se encuentran la mutilación genital femenina, práctica fuertemente arraigada en muchas comunidades y que pone gravemente en riesgo la salud de ellas, vulnerando tanto su integridad física, psicológica y derechos sexuales. Así, este manual busca prevenir y erradicar este tipo de prácticas por medio de un enfoque de género e intercultural que tenga como objetivo lograr la igualdad de derechos para las mujeres de forma respetuosa y, a la vez, construir una sociedad multicultural integrada en la que el mestizaje pueda considerarse un valor de cohesión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define las mutilaciones genitales femeninas como procedimientos que de forma intencional y por motivos no médicos alteran y lesionan los órganos genitales femeninos mediante su ablación total o parcial. Este término, el de la “mutilación”, proviene de una visión feminista y tiene como fin visibilizar y conceptualizar esta práctica como una “amputación de una parte sana y funcional del organismo femenino” y que, en consecuencia, atenta contra la integridad y derechos de las mujeres. Pese a estas definiciones, para las culturas que llevan a cabo esta práctica, que se realiza mayoritariamente en niñas de 4 a 14 años que ni han sido informadas ni han otorgado consentimiento para esto, tiene un valor social positivo que beneficia y protege a las mujeres, por lo tanto para establecer un diálogo e intervenciones sociales que efectivamente prevengan este tipo de mutilación es necesario utilizar un lenguaje prudente y respetuoso que no suponga una connotación explícitamente negativa a través de un enfoque de género e intercultural.

El enfoque de género es entendido como un instrumento de análisis para la identificación de desigualdades entre hombres y mujeres y de los mecanismos de sumisión que encuentran en las distintas sociedades. También se sostiene y aclara que este enfoque no pretende victimizar a las mujeres y culpar a los hombres, sino que busca alcanzar un punto de equidad en el que ambos  cuenten con los mismos derechos y las mismas oportunidades de ejercerlos de forma que el conjunto de la sociedad sea beneficiada, reconociendo que existen una serie de factores culturales que determinan los roles de hombres y mujeres y provocan situaciones de desigualdad especialmente negativas para ellas.

Por su parte, el enfoque intercultural es necesario en la medida en que todo tipo de intervención con comunidades extranjeras implica un diálogo multicultural, significando esto no la imposición de una cultura sobre otra sino que  “promover la libertad individual para conservar, rechazar o adquirir aquellos elementos culturales, propios o ajenos, que favorezcan a las personas”. Por todo esto, es fundamental tener en cuenta que buenas prácticas al momento de interactuar con las poblaciones inmigradas son fundamentales y éstas deben estar enfocadas al respeto, a la no victimización de las personas, no promover o agudizar relaciones jerarquizadas, no utilizar despectivamente el término inmigrante ni reducir las personas a eso y no obligarlas a cambiar su pensamiento, sino que trabajar para que perciban los beneficios del cambio de ciertas prácticas culturales.

Así, el enfoque de género aplicado a la práctica de la mutilación genital femenina permite calificarla como una práctica violenta física y mentalmente y que, por lo tanto, es un asunto público, del que se deben tomar medidas institucionales. Mientras que el enfoque intercultural permite comprender esta práctica como el resultado de la imposición de determinados patrones culturales sobre la sexualidad y el papel de las mujeres en la sociedad. De esta forma, la aplicación de estos dos enfoques contribuye a generar una transformación en las personas sin imposiciones culturales, sino que proporcionando herramientas a mujeres y hombres para que sean ellos mismos quienes comprendan la importancia de erradicar este tipo de prácticas y quieran un cambio al respecto.

Finalmente este documento, que promueve el respeto por la diferencias culturales, también hace hincapié en “huir de las concepciones relativistas en materia cultural” que podrían llegar a justificar prácticas como estas al “no distinguir entre el respeto que se debe a las personas y el que no se debe a las ideas y prácticas que vulneran los derechos humanos” y menciona las múltiples consecuencias que la mutilación genital femenina puede provocar en las mujeres, entre ellas, hemorragias, infecciones, tétanos, daños vaginales y/o rectales, dificultades en la micción, queloides, adquisición de enfermedades de transmisión sanguínea y sexual como el VIH/SIDA, consecuencias psicológicas y consecuencias en el parto como desgarros y aumento de la mortalidad perinatal y materna, entre otras.

Te invitamos a revisar más sobre este manual en el link al final de la nota.

Prevención y Erradicación de la Mutilación Genital Femenina. Manual para la Intervención Social con un Enfoque Intercultural y de Género