Niñez Trans



Autor: María Estela Ortiz, Secretaria Ejecutiva Consejo Nacional de la Infancia

Recientemente, un juez de la República emitió una sentencia a favor del cambio de nombre solicitado por los padres de un niño trans de 5 años que se identifica como niña. Entre los fundamentos consideró un dato de enorme relevancia y que debe llamarnos a reflexionar: el 41% de la población transgénero tiende al suicidio por falta de aceptación social.

En este marco quisiera destacar la importancia de la agenda que impulsa el Gobierno en materia de niñez y cómo impacta y protege a los niños con diferente orientación sexual y/o identidad de género.

La ley de Garantías de Derechos de la Niñez que actualmente se discute en el Senado, es una ley marco que establecerá un sistema de garantías y protección del ejercicio de los derechos de la infancia, acorde a la Convención de Derechos del Niño, cumpliendo así con la obligación que asumió el Estado de Chile al ratificarla el año 1990.  El articulado del proyecto de ley, instaura como principio la igualdad y no discriminación y el derecho a la identidad sexual y de género.

Un niño o niña que está viviendo una experiencia interna y personalísima de reconocer su propia identidad tiene derecho a que ésta sea aceptada por los otros. Es tan simple como respetar el modo en que un niño o niña quiera vestirse, hablar, manifestar identidad. Es respetar expresiones autónomas que no requieren de intervención de terceros, por no ser dañinas y por ser parte de un proceso evolutivo y de desarrollo que es fundamental y muy propio.

La sociedad chilena debe avanzar hacia una convivencia donde ningún niño o niña tenga miedo de vivir plenamente su identidad de género tal como él o ella la perciba. Como lo señalan expertos internacionales en los principios de Yogyakarta (Indonesia), la identidad de género se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento.

Por ejemplo, hoy se encuentra en tramitación el proyecto de ley de Identidad de Género en el Senado, el que contempla la posibilidad de cambios de nombre y sexo registral. Si bien el texto que ha sido aprobado a la fecha excluye a los niños y niñas, la posición del Ejecutivo es que se les incluya entre los sujetos que pueden ejercer este derecho, dictando normas que se hagan cargo de las particularidades propias de su edad, madurez y grado de desarrollo.

Este es un paso importante hacia instaurar una política pública con enfoque de derechos que proteja a todos los niños y niñas independiente de su orientación sexual y de la identidad que ellos y ellas reconozcan como propia.

Partamos por respetar que estos niños y niñas tengan legalmente el nombre con el que se identifican. Este es un pequeño paso para garantizar integralmente sus derechos.


Esta columna apareció publicada en el Diario Hoy x Hoy el día viernes 19 de mayo de 2017.